Las terapias energéticas son técnicas que utilizan la energía para que la persona restaure su equilibrio y armonía física, mental, emocional y espiritual. Actúan reactivando la comunicación de los canales energéticos del cuerpo físico y restaurando el flujo electromagnético entre las células, consiguiendo un mayor bienestar a todos los niveles y proporcionando la base para la integración armoniosa de cuerpo, mente y espíritu.

La física moderna nos enseña que todo está compuesto de energía. Esta energía fluye en un orden originalmente armonioso y equilibrado que se puede ver alterado por las presiones de la vida diaria, los hábitos de vida, pensamientos y emociones perturbadores, entre otras causas, produciendo la pérdida de ese equilibrio, por acumulación, déficit o bloqueos en diferentes puntos del sistema energético, interfiriendo en la adecuada circulación del flujo energético vital y dando paso posteriormente a diversos trastornos, dolencias y enfermedades.

Las terapias energéticas actúan restaurando este flujo energético. Y, en ese sentido son un apoyo complementario a los tratamientos médicos convencionales. En las que el terapeuta se convierte en un canal para el flujo energético y produciendo en el individuo la transformación  de su estado gracias a la nueva frecuencia.

Dentro de las terapias energéticas destacamos:

  • El Reiki, descubierto y desarrollado en Japón, funciona mediante la canalización de la energía universal. El terapeuta permite el flujo de esta energía a través de la imposición de manos, el dibujo y la visualización de símbolos sanadores, produciendo el restablecimiento del equilibrio energético en la persona.
  • La cristaloterapia (gemoterapia con cuarzos) utiliza cristales de cuarzo en contacto con el cuerpo humano, ya que que éstos ayudan a equilibrar el flujo electromagnético entre las células, restaurando la armonía energética de la persona en su cuerpo físico y emocional, revirtiendo también en la parte mental.
  • La musicoterapia utiliza sonidos, es decir, estímulos audiofrecuenciales que resuenan con los bloqueos o conflictos energéticos de que se trate, disolviéndolos. Se pueden utilizar diferentes instrumentos que producen notas de elevadas frecuencias, como los cuencos de cuarzo, la propia voz y determinados sonidos, como sílabas o mantras.

– Maria Goretti