¿Qué es el hambre física y el hambre emocional?

Hay ocasiones en las que tenemos un deseo imperioso de comer. El deseo puede ser tan impulsivo que lo hacemos casi sin pensar y de forma automática.