Queridos lectores y aprendices de vida y salud, en los que yo me incluyo, ya que uno no deja de aprender, cuando vive la vida y eso nos hace estar comunicados y conscientes.

Algunos se preguntarán, ¿y qué relación hay entre lo que como y el medio en el que vivo y que me rodea?

La producción actual de alimentos está impulsando el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, contaminación y cambios drásticos en el uso de la tierra y agua.

Si hablamos de producción de origen animal, tiende a mayores emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la producción de alimentos de origen vegetal.

Hay que tener en cuenta que la elevada producción de alimentos aumenta la demanda de nuestros recursos naturales.

Estamos en una era en la que nos preocupamos más por la producción que por la sostenibilidad, se busca más la cantidad que la calidad. Utilizamos más fertilizantes y manipulamos la producción, para buscar mayor rentabilidad. La pregunta estaría en ¿dónde encontrar el equilibrio entre la producción y hacer un uso de responsable nuestros recursos naturales?

La comisión EAT-lancet, está formada por 37 científicos de 16 países que trabajan en el campo de salud, nutrición, economía, política, medio ambiente… cuyo objetivo es conseguir objetivos mundiales en relación a la sostenibilidad.

ALTAHA_PLANETA

Como primer objetivo, promocionar y conseguir una dieta saludable. ¿Qué contiene?

No es una dieta específica, sino una dieta flexible, consistente gran parte en verduras, frutas, granos enteros, aceites insaturados, legumbres… Cantidad baja a moderada de mariscos y aves de corral, junto con la baja cantidad o anulación de carnes rojas, procesadas, azucares añadidos, granos refinados y verduras con almidón. La adopción de estas medidas aportaría importantes beneficios para la salud, incluso reduciendo la mortalidad total.

Y Segundo objetivo, producción sostenible de alimentos, disminuyendo el riesgo de cambios irreversible.

Existen procesos clave en nuestro sistema terrestre en relación a la producción:

Cambio climático (emisión de gases con efecto invernadero)

Cambio del sistema terrestre (uso de las tierras de cultivo)

Uso del agua dulce, pérdida de biodiversidad (basada en la tasa de extensión)

Ciclo del fósforo (aplicación de estos fertilizantes)


Es evidente que todo ello conlleva un cambio en nuestra manera de percibir los alimentos, en colaboración con entidades públicas y privadas y aumentar desde las primeras etapas educativas la formación y la información.

Ni los informes finales, ni los estudios elaborados, pretenden eliminar por completo determinados alimentos, pero si poner en la toma de consciencia que la disminución en la ingesta de algunos alimentos, cambiar sus formas de elaboración y mejorar su producción orientada a la sostenibilidad, proporcionará una mejor salud desde la prevención y un menor impacto en nuestro medio ambiente.

Hay quien incluso apunta, que en el etiquetado de los alimentos debería aparecer información del impacto medio ambiental del producto, para que los consumidores puedan elegir el menos perjudicial, así como la creación de medidas fiscales favorecedoras para los productos sostenibles y sanos.

Por lo que las acciones a tomar, entre otras, tendrían que estar orientadas a:

🌺 Promover la producción y el consumo local de alimentos.

🌺 Incentivar la agricultura ecológica.

🌺 Facilitar información a los ciudadanos para que realicen mejores elecciones alimentarias.

🌺 Fomentar y aportar los recursos para que la Formación y la información vayan unidas de la mano.

Para nosotros este punto de la Formación e Información es esencial y hacemos de ello uno de nuestros pilares de trabajo. Por ello enumeramos varios de los temas que tratamos en nuestro espacio y que forman parte de nuestros cursos y talleres, dotando a nuestros participantes de las herramientas para que tengan una vida más saludable y sostenible, o por lo menos para que les haga reflexionar y cuestionar.

ALTAHA_PLANETA

¿Y de qué temas podemos aprender y obtener formación y herramientas en Espacio Altaha?

🌺 Alimentación y grupos de edad, género y clase social.

🌺 Relación entre comida y sexualidad, culturas y tabúes.

🌺 Educación holística y emocional en la alimentación.

🌺 Alimentación y envejecimiento activo.

🌺 Trastornos en la alimentación, desencadenantes, relación social.

🌺 Consumo responsable, diseño y servicios.

🌺 Planificación de menús.

🌺 Tecnología de los alimentos:  procesado, conservación, preparación.

🌺 Seguridad alimentaria. Normativa.

🌺 Hábitos alimentarios, reutilización de los alimentos.

🌺 Productos agrícolas. Sustancias tóxicas.

🌺 Relación entre prevención, alimentación y salud.

🌺 El mundo que respiramos, comemos y bebemos.

Y ahora… a ti lector, inquieto y entusiasta, pasivo o activo, pero que hoy estás leyendo estas líneas, te hago una pregunta, a la que quiero me contestes, si tienes a bien compartir.

 

¿Tu forma de alimentarte es sostenible? ¿te lo habías planteado en algún momento? ¿eliges alimentos locales y de temporada preferentemente?

¿reduces el consumo de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas? ¿contribuyes a la reducción de desperdicio de alimentos?

Comer es una necesidad, pero comer inteligentemente es un arte.

– Francois De La Rochefoucauld

*Artículo sobre alimentación y sostenibilidad. (Extraído del artículo de  Harvard T.H. Chan, School of Public Health)