PAN DE ESPELTA INTEGRAL PARA THERMOMIX

  • Dificultad: Fácil

  • Tiempo de elaboración: 2 horas

  • Raciones: 1 pan en hogaza o en barra

¿Por qué la adaptación a Thermomix? Pues porque muchos de nuestros asistentes a los talleres de elaboración de pan de espelta o centeno con masa madre, cuando ya han aprendido la técnica, nos preguntan como pueden adaptarlas al robot, teniendo en cuenta que hay variar algunas cosillas. Siempre será mejor hecho en casa manejando nosotros las materias primas de calidad.

Hay que decir que, aunque no sean muchos, encontramos por suerte más comercialización de panes elaborados con calidad de harina y menos industrializados.

INGREDIENTES:

  • 400 ml. de agua templada

  • 5 gr. de sal (1 cucharadita rasa)

  • 25 gr. de levadura prensada fresca de panadería

  • 400 gr. de harina de espelta integral

  • 150 gr. de harina de trigo integral

  • Opcionalmente puedes poner semillas, las pondrías a mitad del amasado

PREPARACIÓN

  1. En el vaso de Thermomix ponemos el agua y la sal y programamos 2 minutos, temperatura 40º, velocidad 2.
  2. A continuación, se agrega la mitad de la harina y la levadura y programamos 8 segundos a velocidad 6.
  3. Añadimos la harina restante y amasamos durante 2 a 3 minutos a velocidad de amasado o espiga, dependerá de la versión de Thermomix que tengas. En este momento es cuando puedes incorporar semillas si quieres. Particularmente me encanta la semilla de amapolas.
  4. Seguidamente a mí me gusta retirar directamente de la máquina para dejar fermentar. (retira la masa con las manos de harina) Para ello aquí tienes varias posibilidades.
    1. Después de sacar la masa de la máquina la pones en una tabla, aireas un poco y das forma. Con suavidad.
    2. Si vas a utilizar un molde rectangular, pones la masa dentro, y dejar fermentar normalmente 1 hora, depende de la humedad. Cubre con un paño. Cuando ya esté, realizas el greñado que desees.
    3.  Otra opción es elaborar una hogaza. Haces lo mismo que anteriormente, pero no pones molde.
    4. Y, por último, aunque hay más opciones, hacer panecillos individuales. A mí me gusta preparar los panecillos antes de la fermentación, para evitar que baje la masa. Y con la misma operación dejamos fermentar.

En cuanto a los moldes, puedes engrasarlos o poner harina.

  1. Precalentamos el horno a 220º. Horneamos 35 a 45 minutos. A 190º. Podremos subir un poco el calor a mitad de la cocción dependiendo de nuestro horno. Solo calor por abajo y la bandeja a la mitad.
  2. Recuerda que, aunque el tiempo y la temperatura que digo es de manera general, siempre dependerá del horno que tengamos cada uno.  Tendrás que ir conociendo tu horno y ver la mejor temperatura para cada amasado que hagas.
  3. Si vas a hacer hogaza o panecillos, te recomiendo que coloques las masa encima de papel vegetal con algo de harina.
  4. Y otro truco para la humedad, es poner un tarro de cristal con agua en la bandeja del pan, dentro del horno.
  5. El pan una vez terminado déjalo encima de una rejilla en el molde hasta que temple y después desmoldar y volver a poner en rejilla hasta que enfríe del todo. En caso que sea hogaza directamente en la rejilla, al igual que los panecillos.
  6. Recuerda que puedes partir el pan en rebanadas y congelar. Estará igual de espectacular cuando descongeles y si quieres tostar un poco será todo un manjar.

RECUERDA QUE:

LA ESPELTA EN PANADERÍA Y BOLLERÍA

  • Las masas de espelta suben menos que las de trigo común porque retienen más humedad y contienen menos gluten. Su textura también es más gruesa. A cambio se disfruta de un sabor más rico y complejo y las piezas duran más tiempo tiernas.
  • Un 15% de la harina empleada puede sustituirse por la de trigo común sin que los resultados varíen mucho. Su uso en masas de pizzas, empanadas, crepes, galletas o bizcochos no presenta dificultad.

 “La cocina es un arte, ¡despliega el tuyo!»

¡¡BUEN PROVECHO!!

Con pasión, 

Blanca