Hoy me gustaría hablarles de la Espera Activa: Se trata del vacío de no saber qué hacer, del cual puede surgir un espacio de tranquilidad y que nos permita ver las cosas con más calma, y no precipitarnos a la acción sin dirección.

En este tiempo de forma inconsciente muchos nos vamos despidiendo de viejas energías, creencias y hábitos, incluso de relaciones que ya no vibran contigo. Si esto te está ocurriendo, forma parte del proceso que estamos viviendo ahora; muchas veces ese camino se torna solitario, es momento de introspección y de encontrar la mejor respuesta para tu vida, permitiendo que el silencio y la calma de la mente te acerquen la respuesta que precisas.

La Espera Activa es un término que me gusta, pues no es la dulce espera que queda en nada si no ponemos intención y acción dirigida.

¿Cómo actuar durante la etapa de Espera Activa? Mi propuesta es la siguiente:

  • Observa atentamente y con confianza en ti mismo. Con atención plena en tu vida y tu situación.
  • Hazte preguntas como: ¿Para qué estoy viviendo esto?, ¿Qué sería lo más inteligente que puedo hacer aquí? ¿Qué puedo aprender de esta situación? ¿Cuál es el resultado que deseo lograr?
  • Fortalece tu confianza en ti mismo. Sí puedes, abandona el “Soy Incapaz” y domina al yo que siempre trata de estar en lo conocido para “el”.
  • Vive tu vida sin resistencias, crea los cambios que precises. Y para ello genera un espacio de equilibrio entre el silencio y la acción.

Cuando tenemos en la vida situaciones que no esperamos, debemos abrirnos a la aceptación y generar ese espacio en nosotros mismos, de liderazgo de nuestra propia vida. La vida te pondrá obstáculos, pero los límites los pones tú. Alcanzamos la Armonía cuando equilibramos la acción con la reflexión y la calma.

– Lidia Monzón – Speaker Inspiracional, Mentora y formadora.