La mente esa fiel acompañante de la cual desconocemos gran parte de sus múltiples cualidades. Que herramienta tan útil si sabemos manejar adecuadamente, tan imprescindible para el mundo en el que vivimos.

Es importante observar cual es el fondo del poseedor de dicha herramienta, cuáles son sus patrones de pensamientos ¿limitantes? ¿Positivos? Nos ayudan a crecer y a evolucionar o por el contrario nos tienen estacado en un mar de dudas, de miedos de por si acaso o de si pero…

Me encanta, me apasiona acompañar a las personas a despejar su mente al igual que nubes en el cielo que no permiten que el sol salga lo mismo pasa con nuestros miles y miles de pensamientos que no permiten que nuestro sol interno salga y brille.

Es este sol donde se encuentra toda sabiduría, donde el camino que debemos tomar se ve claro, donde la observación de estos pensamientos y hábitos que no nos impulsaban desaparecen generando una esplendida sensación de seguridad y confianza en uno mismo, donde lo que suceda en el exterior no tendrá cabida para desestabilizarte, donde los dones y las virtudes tienen ya su morada para habitar.

Si observamos podemos ver que le otorgamos todo el poder a estas ideas, creencias, convicciones etc. que nos llegan de una a una pero con tanta rapidez que parece que tenemos a mil voces revoloteando en nuestra mente, mil voces que no callan jamás solo con el autoconocimiento comenzara a aquietarse, obteniendo así esta claridad para decidir en vez de reaccionar y de elegir en vez de otorgar.

El poder, el gran poder de nuestra vida está en nosotros en comenzar a responsabilizarnos de quienes somos realmente, en dejar atrás todos esos personajes que hemos interpretado durante tanto tiempo y que ya están obsoletos, comenzar una nueva ruta, un nuevo viaje con proyectos con alma, con proyectos desde una mente calmada y sanada. Donde elijamos desde el verdadero ser que somos, donde la mente bien gestionada estará de aliada y no de dueña y gobernante de este maravilloso lugar llamado cuerpo humano.

– Judit Quintana

Comienza a ser científico de tu vida, lidera el juego de tu mente.