Los Mayas se guiaban por los ciclos lunares y tenían establecido su calendario basado en los mismos, para ellos un año duraba 13 meses de 28 días.

Una idea también compartida por otras culturas como los Egipcios e Incas entre otras, basada en el ciclo menstrual femenino.

Ahora bien, si calculamos, 13 meses de 28 días tenemos un resultado de 364 días. Lo que nos dice que, para ellos, su año comienza en lo que para nosotros es el 26 de julio y termina el 24 de julio.

¿Qué pasa entonces con el 25 de julio? Para los Mayas este día, es un día de celebración conocido como “Día Fuera del Tiempo”.
Ese día, el Sol se sincroniza con la estrella más brillante del cielo “Sirio” y empieza una revolución solar en la tierra. Sirio representa la intuición y el sol secreto. Por eso, ese día todas las energías del año se reúnen y era el momento óptimo para preparar el alma, purificar el espíritu, reflexionar y meditar antes de comenzar un nuevo ciclo.

Hoy, ese día es un momento para celebrar la vida, el amor, la paz, el perdón, el arte. Para recordar que todo en el Universo está perfectamente conectado, y que aún estamos a tiempo de tomar un rumbo diferente en nuestra forma de vida.

María Goretti Pérez Díaz